Pérdidas millonarias debido al fraude por Internet

El último estudio publicado por la firma de prevención del fraude Pixalete, revela que las pérdidas de las empresas a causa de las estafas por Internet se multiplicaron por dos entre 2015 y 2016.

La creciente existencia de webs que se lucran gracias al fraude publicitario preocupa a las empresas que se anuncian en el sector online. De hecho, la industria del marketing y de la publicidad intenta hacer frente a este aumento exponencial en los últimos años.

No obstante, la “pesadilla” que supone el fraude publicitario tiene trampa. La última investigación publicada por el portal BuzzFeed News demuestra que algunos de los directivos y trabajadores de las compañías de marketing son los propietarios de estas páginas fraudulentas. “La magnitud del problema del fraude publicitario en el mundo online es mucho mayor de lo que podríamos pensar”, aseguran desde la página web especializada en contenidos online, Marketing Directo.

Las cifras hablan por sí solas. Los “cibercriminales”, como se les conoce, podrían obtener hasta 2 millones de dólares al año actuando tan sólo a través de una única web. Además, el fraude publicitario supondría unas pérdidas de 16.400 millones de dólares a nivel global, más del doble que en 2016, de acuerdo con los cálculos ofrecidos por Pixalete.

Una de las posibles soluciones pasa por implantar controles en las propias páginas web de estas empresas, así como aumentar la formación de directivos y trabajadores. La capacitación profesional de directivos que sepan cómo orientar estratégicamente las acciones de la comunicación publicitaria de la empresa es clave a la hora de reducir las cifras de fraude online.

La Universidad Internacional Iberoamericana de Puerto Rico (UNINI) ofrece la Maestría en Dirección Estratégica con especialidad en Gerencia con el objetivo de formar a profesionales desde la base del pensamiento ejecutivo, dotándoles de los recursos necesarios para desarrollar funciones directivas.

Fuente: Fraude publicitario: cuando el enemigo está en casa.

Foto: Todos los derechos reservados.