Chernobyl debería servir de lección para evitar nuevas tragedias sociales y ambientales

CHERNOBYL DEBERÍA SERVIR DE LECCIÓN PARA EVITAR NUEVAS TRAGEDIAS SOCIALES Y AMBIENTALES

Activistas piden a las autoridades rusas que se reconozcan los riesgos todavía presentes para las personas que viven próximas a Chernobyl

Una de las miles de comunidades contaminadas por el accidente nuclear que ocurrió hace 31 años en Chernobyl, Ucrania, es Starye Bobovichi, ubicada en Rusia. Allí, un grupo de activistas de Greenpeace, junto a habitantes de la región, han investigado el territorio y han encontrado evidencias de basura radioactiva. Sin embargo, el gobierno declaró que el pueblo está libre de contaminación.

Los estudios contradicen las resoluciones del gobierno ruso y actividades de 50 ciudades piden que se reconozcan las necesidades reales de servicios de salud y compensaciones a las familias que sufren con las consecuencias de la radiación.

Además, como resalta el activista Rashid Alimov, el gobierno no ha aprendido la lección y permite tres décadas tras la tragedia, la construcción de una estación de energía nuclear con los mismos reactores que tenía Chernobyl. La planta está siendo instalada en una embarcación, próxima a la ciudad.

El accidente que ocurrió el 26 de abril de 1986 es considerado el peor accidente nuclear de la historia. Al momento, murieron 31 personas, pero millares de casos de muerte han sido detectados años después por causas relacionadas al accidente. La radiación provocada por la explosión del reactor causó trastornos genéticos y se estimulan que 500.000 personas murieron a causa de la tragedia.

La historia debería servir de lección para los gobiernos y empresas, con la Maestría en Gestión y Auditorías Ambientales, de UNINI, los profesionales podrán aprender sobre la gestión ambiental entre diversos ámbitos.

Fuente: Chernobyl: lessons not learned (Greenpeace)

Foto: Creative Commons (Pixabay)