deportes/2021/10/21/unini-dep-ejercicio-fisico-enfermedad

Deportes

El ejercicio físico podría ser recomendable durante una enfermedad

unini-dep-ejercicio-enfermo

El ejercicio físico es, en general, muy beneficioso para nuestra salud, pero ¿qué ocurre cuando se está enfermo?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los adultos deberían realizar entre 150 y 300 minutos de actividad física moderada o al menos entre 75 y 150 minutos de ejercicio más intenso cada semana. Esto promueve un estilo de vida saludable y disminuye el tiempo dedicado a actividades sedentarias.

Sin embargo, ¿se aplica esto cuando se está enfermo? Se recomienda evaluar primero los síntomas y acudir al médico si es necesario. Si sólo experimentas los síntomas de un resfriado común, entonces puedes hacer ejercicio, según Amanda Paluch, profesora adjunta de la Escuela de Salud Pública y Ciencias de la Salud de la Universidad de Massachusetts Amherst. Estos síntomas pueden incluir secreción nasal, congestión o un leve dolor de cabeza, que en realidad podrían mejorar con un ejercicio ligero.

En lugar de correr, puede optar por un paseo hasta que los síntomas desaparezcan. Además, una ligera sesión de natación o de yoga podría ser muy beneficiosa para su cuerpo. Al hacer ejercicio, el ritmo cardíaco aumenta, lo que a su vez incrementa la circulación sanguínea en el cuerpo. Esto permitirá la liberación de líquidos y puede ayudar a eliminar la congestión de la cabeza.

Además, siempre es importante mantenerse hidratado mientras se hace ejercicio, pero es especialmente esencial cuando se hace ejercicio durante una enfermedad. Es probable que ya esté perdiendo muchos líquidos mientras lucha contra la infección y, por lo tanto, no quiere sufrir también una deshidratación.

Por otra parte, si los síntomas incluyen congestión en el pecho o malestar estomacal, es mejor no hacer ejercicio ese día. Además, si tienes fiebre, asegúrate de descansar hasta que te recuperes. Este tipo de enfermedades pueden empeorar con el ejercicio y, por lo tanto, debes tomarte el tiempo de descanso que necesites para curarte antes de volver a tu rutina de entrenamiento. Por ejemplo, la fiebre indica que tu temperatura interna ha subido en un intento de combatir la infección. En consecuencia, no es una buena idea hacer ejercicio y aumentar aún más esa temperatura. 

Si tiene síntomas de COVID-19 o tiene el virus, asegúrese de aislarse durante 10 días e incluso evitar el ejercicio hasta una semana después de recuperarse. Este virus se centraliza en torno al sistema respiratorio y, por lo tanto, forzar su sistema mediante el ejercicio no será beneficioso. Es mejor dejarse curar y no poner en riesgo a los demás tampoco.

Es importante tener en cuenta, como regla general, que cuando se está enfermo, hay que dar a su cuerpo el tiempo necesario para curarse. Independientemente de sus síntomas, escuche a su cuerpo en lo que respecta a si está o no preparado para un entrenamiento ligero. Durante el ejercicio es fundamental no forzar demasiado. Esto retrasará su recuperación y podría empeorar sus síntomas. Para evitar la propagación de la enfermedad, haga ejercicio al aire libre o en su casa. 

Para aprender más sobre la conexión entre la salud y el ejercicio, la Universidad Internacional Iberoamericana (UNINI Puerto Rico) ofrece una variedad de cursos en el área. Uno de estos programas es la Maestría en Actividad Física: Entrenamiento y Gestión Deportiva.

Fuentes: ¿Es bueno hacer ejercicio cuando estamos enfermos?

Should you work out when you are sick?

Colaboradores

Copyright ©2021. Universidad Internacional Iberoamericana. Todos los derechos reservados.