Expertos defienden el mapeo y la retirada del amianto

unini-amianto-retirada

El amianto, material usado ampliamente en los años 70 y 80, sigue presente en muchos lugares. Especialistas alertan la necesidad de su retirada

En España, el técnico higienista Lluís Mallart especialista en amianto, revela que en el país «el amianto está por todos lados. No podemos saber cuántos millones de toneladas existen”. Él afirma que antes, se pensaba que sólo era peligroso cuando se rompía, pero ahora se sabe que no es así, que el material se degrada por el tiempo o por la climatología.

Este material de construcción ha sido prohibido en casi 70 países debido a los efectos perjudiciales para la salud. Sin embargo, continúa presente en miles de lugares del planeta.

En parte el problema es que para una retirada segura del material, es necesario que sea realizada por profesionales capacitados, lo que representa un costo elevado.

Lluís Mallart, así como otros especialistas, han cobrado del gobierno mayor empeño en localizar este material y retirarlo. Consideran esto un asunto de urgencia para la salud pública.

Esto porque los productos que contienen amianto, cuando se mueven o si deterioran, pueden liberar pequeñas fibras en el aire que podrán afectar a muchas personas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos los tipos de amianto causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de ovario, y asbestosis.

La OMS resalta aún que no hay límite seguro de exposición a ese mineral, ampliamente utilizado en la construcción civil en las décadas de 60, 70 y 80.

En los países que no se permite más el uso del amianto, el material todavía sigue presente en casas, escuelas, estaciones de metros, entre otros.

UNINI ofrece el programa Maestría en Gestión y Auditorías Ambientales para profesionales que buscan mejorar sus habilidades y conocimientos en el área ambiental.

Fuentes:

Expertos y municipios alertan de la urgencia de retirar el amianto

¿Qué es el amianto y qué tipo de enfermedades puede provocar?

Amianto: un peligro real y sin cuantificar en casas, escuelas y oficinas

Foto: Todos los derechos reservados