Litio, un problema ecológico

unini-litio-sustentabilidade

La extracción de litio es un desafío para la conservación del medio ambiente porque durante el proceso de adquisición de este recurso se pueden necesitar varios elementos como ácidos, alcohol, hidróxidos y carbonatos.

Varios productos que actualmente se consideran «verdes», porque utilizan fuentes alternativas a los combustibles fósiles, utilizan el litio. Por ejemplo, las baterías de los coches eléctricos. Pero según un estudio publicado por el Instituto de Investigaciones Económicas de Munich, los vehículos eléctricos pueden contaminar hasta un 28% más que los de gasolina. «Esto se debe al tamaño de las baterías que necesitan, hechas especialmente de litio, cobalto y manganeso, y a la cantidad de aluminio que utilizan en la estructura para lograr un menor peso», comenta el experto en química, Manuel Molina

En cuanto al litio, se puede extraer de dos maneras: de algunas rocas conocidas como pegmatita o de la salmuera. Con el interés en este mineral, las salmueras se han convertido en la principal fuente de litio y las mayores reservas se encuentran en América del Sur: Argentina, Chile y Bolivia. Estos tres países contienen aproximadamente entre el 50 y el 80% de todas las reservas mundiales.

Además de explotar las reservas, Molina explica que para obtener el carbonato de litio, que es sólido, se requieren una serie de procedimientos con materiales contaminantes.  «Es casi impracticable producir sin contaminación», dice.

El litio se utiliza en muchos aparatos electrónicos, como baterías y teléfonos móviles, vehículos de gasolina, vehículos espaciales y aviones, algunos medicamentos antidepresivos, y también puede utilizarse en el vidrio, la cerámica y el aire acondicionado.

UNINI ofrece estudios en el área del medio ambiente para una educación universitaria a distancia de calidad, como la Maestría en Gestión y Auditorías Ambientales.

Fuente: Extracción del litio para baterías “verdes” generaría contaminación

Foto: Todos los derechos reservados.